...trazó un círculo y dijo "ven, ven Lucifer", mientras daba tres palmadas. Al instante apareció un hombre joven y negro que dijo: "héme aquí". Su aspecto era temeroso, tenía los ojos rojos como carbones y la voz ronca.

Ella le prometió su alma, tras el previo pacto de darle una gota de sangre. Tras esto fue con la Manuela a casa de un vecino que tenía un niño de medio año. Entraron en el cuarto donde la criatura dormía y la Manuela le estranguló. Luego le metió el dedo por el "sieso" y lo sacó lleno de unto con el que hacer ungüentos.

Este ungüento consistía en un unto de caballo y de culebra, corteza de noguera y, cuanto se podía conseguir, se añadía el unto de niño. Todo esto se hervía y mezclaba muy bien, sin decir palabra alguna.

Untándoselo en las corvas y en las ingles les entraba una especie de sopor y podían volar, diciendo: "De viga en viga, con la ira de Dios y de Santa María"...

Entra en el mundo de lo ¿IMAGINARIO?
ENTRAR